Artículo Revisado・Educación Sexual

Tipos de orgasmos femeninos y sus características

Escrito por Mauricio ColazingariRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

Existen muchas formas en las que los hombres y mujeres exploran sus gustos sexuales, tratándose de un tema satisfactorio y natural en la psicología humana, desde las investigaciones de Alfred Kinsey. Ya sea mediante la masturbación o el mismo acto del sexo.

Las mujeres, en particular, tienen orgasmos y clímax muy distintos a los hombres, llegar a ellos puede ser fácil o algo difícil, pero lo cierto es que es una forma de satisfacer a las damas de manera muy efectiva.

Por ello en el presente artículo te presentamos los tipos de orgasmos femeninos, así como sus características y cómo llegar a dichos orgasmos.

¿Qué es el orgasmo femenino?

El orgasmo femenino se define por ser el punto culminante de una satisfacción sexual, mediante el estímulo de la vagina y el clítoris, zona erógena que causa mayor placer y excitación, como mencionaba Sigmund Freud, la sexualidad comienza desde el nacimiento por el género que nace.

Se le ha considerado como un proceso complejo, debido a que llegar a un orgasmo femenino es distinto al orgasmo masculino, toma más tiempo y requiere mayor nivel de placer sexual, no por ser psicológico sino por las funciones morfológicas de los órganos genitales.

Este fenómeno sexual, ha sido explorado en el libro Science of Relationships y por sexólogos como Silvina Valente y Betty Dodson, quienes dedican su vida al estudio del orgasmo y satisfacción sexual femenina.

Nota: Un estudio define que “el orgasmo juega un papel importante los siguientes sistemas: el hormonal (las hormonas serían las mensajeras del estímulo), el nervioso (la activación del simpático permite la contracción del útero y de la vagina)”. (1)

Tipos de orgasmos femeninos

Hay diferentes tipos de orgasmos femeninos, al igual que distintas formas de llegar a ellos, solo se requiere un poco de paciencia, sobre todo en una pareja, con el fin de llevar placer a las mujeres adecuadamente:

Por estimulación del clítoris

Es de los más comunes, ya que el clítoris es la zona más erógena del sexo femenino, así como también el principal protagonista del orgasmo, su estimulación puede ser tanto manual como oral, dependiendo de como la pareja lo desee, se comienza lentamente con movimientos suaves y húmedos, con el fin de estimular y generar placer.

Por estimulación vaginal

Otro tipo de orgasmo muy frecuente es mediante la estimulación vaginal, eso incluye muchas áreas de la vagina como los labios mayores o menores y la vulva, que juegan un papel sexual muy importante al tener mucha sensibilidad, que al ser estimuladas generan mucho placer y pueden crear el orgasmo vaginal inmediato.

Nota: Un estudio menciona brevemente que “La estimulación vaginal acarrearía la emisión de un líquido en el momento del orgasmo o clímax”. (2)

Por estimulación anal

Se trata de otra zona erógena en el cuerpo humano, la estimulación anal o también llamado beso negro, puede ser una de las mejores formas de estimular a las mujeres para obtener un orgasmo, ya que la zona anal esta repleta de terminaciones nerviosas. Nuevamente, puede ser manual u oral, hasta se puede llegar a un orgasmo anal.

Por estimulación de senos y pezones

Los senos son una zona erógena que puede ser estimulada de muchas maneras, dependiendo además de la posición que se encuentre, los manoseos suaves y coquetos, hasta el sexo oral para estimular los pezones mediante la succión.

Son solo algunos de los factores que se pueden usar, para lograr alcanzar el clímax en una mujer, sin embargo requiere paciencia.

Por estimulación del punto G

El punto G es importante para llegar a un orgasmo femenino, se requiere tiempo y paciencia para buscarlo, así como también estimularlo, pero al hacerlo, el orgasmo femenino puede llegar a ser fascinante. Al ubicar el punto G entre las paredes vaginales y el cuello uterino, se puede estimular de manera manual u oral.

Importante: Gracias a un estudio, se conoce que “El orgasmo que una mujer puede experimentar a través de la estimulación del llamado Punto G, una zona existente encima del hueso púbico, es bastante intenso y satisfactorio”. (3)

Por estimulación del punto A

Es otro punto sexual en el sexo femenino, es capaz de producir un orgasmo de manera muy rápida así como también la famosa eyaculación femenina, pero para una gran sorpresa, también es capaz de generar múltiples orgasmos.

Para destacar: Este punto se encuentra entre los labios vaginales. También entre él, se encuentra el punto U situado en el clítoris y las glándulas uretrales, para generar un gran placer sexual.

Por estimulación mixta

Se puede lograr un orgasmo mixto por estimulación de algunas áreas, antes mencionadas, de manera mixta y pareja. Esto puede ser divertido para las parejas y puede ser muy excitante, además que ayudaría a la pareja a llegar a no uno sino diferentes orgasmos muy satisfactorios. Es una práctica muy necesaria.

Recomendaciones para disfrutar mejor los orgasmos

Hay ciertas recomendaciones, que se deben tomar en cuenta para disfrutar mucho mejor los orgasmos, se requiere este conocimiento para disfrutar de una gran experiencia sexual:

Conoce tus zonas erógenas

Esto es primordial si se desea alcanzar un orgasmo femenino, ya que existen zonas erógenas como la vagina, el clítoris, el ano y hasta los senos. Sin embargo, se necesita conocer otras zonas personales, cuya estimulación puede ser mayor.

Tip: Como mujer, debes explorar con paciencia tu cuerpo y tus zonas erógenas que quieres que sean estimuladas.

Despeja tu mente y concéntrate en el momento

Debes mantener la calma, no pensar en situaciones ajenas o problemas sociales, solo concentrarte en el momento sexual y al estar totalmente calmada, ya sea masturbación o un acto sexual, centrarse en el momento, para disfrutarlo y llegar al orgasmo que deseas, alcanzando la petite mort (pequeña muerte) u orgasmo.

Intenta distintas posiciones

Puedes probar diferentes posiciones, tanto en pareja como las del perrito, el 69 o el misionero, como también durante la masturbación femenina, que incluye sentarse boca arriba o boca abajo, todo depende de tu propia comodidad.

Comunícale tus gustos a tu pareja

Hazle saber a tu pareja cuales son tus deseos, tus gustos sexuales y tus zonas que deseas estimular, además de fortalecer la confianza íntima, puede ayudar a florecer el amor y el deseo sexual que se tienen mutuamente como pareja.

Ve a tu propio ritmo

El orgasmo femenino es personal, llegar a ello es un proceso que solo tu lo puedes desear, pero debes estar animada y dispuesta a ir con tu propio ritmo, sin apresurarte y sin presionar el momento íntimo.

Utiliza lubricantes y juguetes sexuales

Las mujeres pueden optar por juguetes como dildos, de diferentes modelos, con el fin de estimular la zona erógena como la vagina, el ano y el punto G, de manera personal y con diferentes ritmos. Así puedes llegar a tu propio orgasmo femenino de manera personal y con tu propio tiempo.

Practica los ejercicios Kegel

Estos ejercicios son necesarios para fortalecer las paredes y músculos pélvicos, tanto para hombres como mujeres, si las chicas desean obtener un orgasmo bastante placentero, deben poner en práctica estos ejercicios que las harán disfrutar de un gran proceso de los respectivos caminos de la experiencia sexual.

Nota: Existen diferentes modos de emplear los ejercicios Kegel para poder fortalecer los músculos pélvicos y facilitar los orgasmos, el proceso urinario y obtener mayores satisfacciones. Se pueden conocer y aplicar fácilmente estos ejercicios. (4)

Conclusiones Claves

  • El orgasmo femenino es el último punto de un proceso o estimulación sexual de la vagina y del clítoris.
  • Muchas mujeres lo pueden experimentar de diferentes maneras, hay algunas que no llegan a tener un orgasmo femenino.
  • Los distintos tipos de orgasmo femeninos varían por la estimulación de las zonas erógenas y por las posiciones sexuales que se llegan a practicar.
  • Las mujeres pueden optar por juguetes sexuales, para estimular zonas como el punto G, el ano y toda el área vaginal.
  • Se recomienda poner en práctica los ejercicios Kegel para fortalecer los músculos pélvicos en las mujeres.