Psicología y Salud emocional

¿Qué causa el trastorno de la personalidad por dependencia?

Escrito por Marie Galindo

Los trastornos de personalidad, son caracterizados por ciertos patrones de reacción y de percepción que provocan angustia o incapacidad para desenvolverse correctamente. Suele ser el desarrollo de un patrón permanente y que establezca malestar a lo largo del tiempo.

Se clasifican en tres grandes grupos, que se encargan de abarcar los trastornos de personalidad de tipo paranoide (grupo a), los de personalidad social, narcisista (grupo b) y por último los trastornos de personalidad de dependencia y obsesivo compulsivos (grupo c). Este último mencionado suele desarrollar una excesiva necesidad de contacto y cuidado.

En el siguiente artículo, hablaremos sobre el trastorno de personalidad por dependencia, los motivos de su desarrollo, síntomas y tratamientos.

¿Qué es el trastorno de la personalidad por dependencia?

En un resúmen del Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, definen el trastorno de la personalidad por dependencia como una necesidad general y excesiva de que se ocupen de uno.

Este trastorno desarrolla comportamientos de sumisión y miedo a la separación. Los mismos destinan al individuo, a tener una percepción propia sobre una incapacidad de funcionar correctamente si no tiene ayuda de otros.

Estos individuos además como característica general, suelen tener la necesidad de requerir un excesivo aconsejamiento y aprobación de los demás para su toma de decisiones en las principales parcelas de su vida.

Causas del trastorno de la personalidad por dependencia

Este tipo de trastornos suele tener causas que se encargan de ser consecuentes a su desarrollo, por lo que a continuación estas serán mencionadas y explicadas para su mejor identificación y entendimiento.

Traumas de la infancia

Existen sucesos durante el desarrollo de la infancia, que suelen desencadenar trastornos que no son visibles al momento sino a lo largo del tiempo.

Es necesario mencionar, que no existe ninguna otra etapa en la vida de una persona donde se sienta con mayor intensidad que en la infancia, por lo que es más propenso a sufrir traumas a raíz de cualquier cosa que suceda y sea detonante factible.

El daño emocional causado, puede producir trastornos de personalidad como el de dependencia emocional, sea de parejas, amigos o familiar. La necesidad de aprobación y la falta de control sobre sus propias decisiones son subyacentes a lo previamente mencionado.

En el artículo de Psicología y Formación de Clínicas Psicológicas en Madrid, enfatizan que el abandono es uno de los principales motivos para manifestar la necesidad desarrollada, lo cual da paso a una dependencia emocional.

Genética

Justo como la genética desarrolla un paciente siendo afín a las sustancias, existen los factores hereditarios que influyen en este tipo de trastornos. Normalmente, existen antecedentes familiares registrados, lo cual evidencia el motivo del mismo, pero no es totalmente decisivo para su desarrollo.

En otras palabras, tener vinculación genética con una persona que sufre dependencia emocional no significa que vayas a desarrollarlo, más sí que las probabilidades aumentan.

Ansiedad

Entre los rasgos presentes en las personas con este tipo de trastornos, siempre se ve involucrado también el de la ansiedad. La tendencia innata a la ansiedad cuenta como parte del desarrollo y formación de este tipo de patologías.

Educación y entorno social

La influencia de las creencias y cultura de nuestro entorno, son esenciales para el desarrollo de este tipo de trastornos. Normalizar la dependencia emocional creará circunstancias donde somos ciegos de lo que realmente estamos atravesando, ignoraríamos los hechos y nuestras relaciones interpersonales serían poco sanas.

Síntomas del trastorno de la personalidad por dependencia

El entendimiento del trastorno de personalidad por dependencia, es importante porque nos limita mucho como seres individuales e independientes. Para reconocer este trastorno existen ciertos síntomas que se presentan bajo circunstancias específicas. A continuación mencionamos los mismos.

Incapacidad para tomar decisiones

Como mencionamos previamente, las personas con trastornos de personalidad por dependencia emocional suelen presentar inconvenientes para tomar decisiones, al menos no sin consultarlo antes con distintas opiniones.

Su propio criterio se ve influenciado y afectado, ya que no siente la seguridad de tener control sobre las cosas y que sus afectos emocionales son los que realmente pueden entender qué sería lo más conveniente para sí.

Inseguridad y timidez

Las personas que sufren este trastorno no se atreven a demostrar su desacuerdo, su opinión real. La falta de confianza que tienen sobre sí mismos, no les permite involucrarse en situaciones donde puedan sentirse inferiores o que se sometan a la desaprobación de sus ideales.

Necesidad de protección

La necesidad de protección se desarrolla a partir de una falta de seguridad y dependencia, presentando dificultades para afrontar problemas o incluso asumir responsabilidades. Muchas veces sienten que no deben demostrarse o sentirse suficientemente competentes o hábiles para no ser abandonados a la deriva.

Actitud sumisa

Justo con lo previamente descrito, la sumisión influye mucho bajo el temor de ser abandonado.

Ceder ante los requerimientos de otras personas para ser complaciente y evitar enojarse, cuando es necesario para no crear conflictos o distanciamientos, son síntomas que demuestran la falta de compromiso propio y el miedo a perder personas y sentirse solo.

Temor a la soledad

El miedo a la soledad es crítico. Prefieren soportar circunstancias y personas que no son convenientes ni sanas, para aferrarse a ellas evitando sentir la oportunidad de que los abandonen.

El abandono no es real, pero la inseguridad que presentan los pacientes con este trastorno de personalidad necesitará siempre la ayuda y aprobación de otros para su correcto funcionamiento o desenvolvimiento.

Falta de autoestima y confianza

Comprendido bajo las descripciones dadas previamente, una persona con trastorno de personalidad por dependencia no considera en absoluto su valor como persona y su criterio. Incluso se consideran inferiores e incapaces, lo que altera mucho más sus pocos o casi inexistentes niveles de confianza.

Falta de iniciativa

La creación de nuevos proyectos o la comunicación de una idea, aunque sea la más mínima, se convierte en todo un reto. Normalmente se ocupa de solo seguir instrucciones de otros para mayor comodidad y evitando así sentirse juzgados, evaluados o supervisados. Que los hechos que realicen básicamente no sean su total responsabilidad.

Tratamiento del trastorno de la personalidad por dependencia

Los tratamientos referidos para este tipo de trastornos, se encuentran dentro de la utilización desde fármacos hasta psicoterapias, reconociendo su naturaleza y detonantes. A continuación presentamos entonces una descripción de los tres principales.

Terapia cognitivo conductual

Este tipo de terapias es de los tratamientos que se considera y se comprueba, son más efectivos. En él se debe abordar vinculaciones pasadas, traumas y desencadenantes de los mismos.

En el Blog ITA Especialistas de Salud Mental titulado Tratamiento de trastorno dependiente de la personalidad (TDP), explican que el principal objetivo del mismo es intervenir de la forma menos invasiva posible en las áreas de su vida, que pueden haber sido motivo del desarrollo de este trastorno y de forma asistida abordarlo y tratarlo desde perspectivas biológicas, sociales y psicológicas.

Fármacos recetados

Este tratamiento se refiere a la utilización de medicamentos para estabilizar los estados de ánimo. Inicialmente se realiza el diagnóstico para poder determinar la gravedad y naturaleza del trastorno, y la presencia de otros como depresión, ansiedad o dependencia a sustancia y de esta forma poder asignar el tratamiento adecuado.

Dentro de los medicamentos que entran en contextos y pueden ser recetados se encuentran:

  • Antidepresivos.
  • Antipsicóticos.
  • Ansiolíticos.

Terapia grupal

En un estudio enfocado en el reconocimiento frente a la presencia de este tipo de trastornos. Se sugiere que la intervención de este tipo de terapias favorece la identificación y reconocimiento, encontrándose como una herramienta para que las personas puedan producir modificaciones en sus conductas, sentimientos y percepciones.

En este sentido los grupos permiten el desarrollo de patrones observables y sentimiento de apoyo, haciendo evidente la potencialidad de su correcto funcionamiento y gracias a ellos el incremento de la interacción por parte de los individuos.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud