Artículo Revisado・Educación Sexual

Vaginitis: qué es, causas y tratamiento

Escrito por Marie GalindoRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

La mayoría de las infecciones vaginales presentan una sintomatología semejante, siendo necesario el estudio para establecer correctamente un diagnóstico.

En este sentido, la vaginitis es una infección que puede ser de naturaleza infecciosa o no, y se caracteriza principalmente por presentar inflamación en la misma.

En el siguiente artículo ahondaremos en qué es la vaginitis o también conocida como vaginosis, las causas de su aparición, sintomatología, clasificación y cómo prevenirla.

¿Qué es la vaginitis?

La vaginitis es en términos generales una inflamación de las paredes vaginales. Es bastante común, incluso en la infancia y adolescentes, creando un porcentaje de probabilidad del 90% de ser padecido en algún momento a lo largo de la vida.

Para destacar: No suele tener definido un motivo específico y aislado de su aparición, pero es fácil de identificarlo en los mínimos cambios del flujo vaginal, en el que puede presentarse un ligero flujo espeso. Es decir, en condiciones normales es blanco, heterogéneo e inoloro… de no ser así, probablemente exista alguna vaginitis sin identificar.

Causas de la vaginitis

La vaginitis puede ser causada por distintos motivos, los cuales comprenden la gravedad e intensidad de esta. Los mismos serán mencionados y descritos a continuación para su identificación y comprensión.

Relaciones íntimas sin protección

La vaginitis no se transmite a través del sexo, pero si es producida a partir de la presencia de otras infecciones de esta naturaleza o directamente por enfermedades de transmisión sexual.

También existe la posible reacción del cuerpo a la composición del semen, por lo que mantener relaciones íntimas sin protección y tener contacto directo con la eyaculación del hombre, podría interferir con el equilibrio normal de la vagina y proveer la infección. (1)

Alteraciones hormonales

Una disminución en los valores de estrógeno, las cuales son conocidas como las hormonas femeninas, produce una alteración en la flora vaginal y permite el favorecimiento de un desarrollo de infecciones.

Nota: La funcionalidad de las hormonas es mantener un ecosistema adecuado y favorecido que impida el crecimiento de microorganismos a través de su pH.

Infecciones y alergias

La sensibilidad a ciertos productos, es un motivo detonante para la aparición de vaginitis infecciosa debido a una alteración en la flora vaginal. Los productos que pueden ocasionar esta situación son:

  • Jabones
  • Duchas
  • Espermicidas
  • Detergentes
  • Suavizantes

La alteración produce un desequilibrio en el ecosistema de las bacterias “buenas” y “malas”, incluso una producción excesiva de alguna de ellas y por tanto el desencadenamiento de una infección vaginal.

Traumatismos vaginales

Tener relaciones sexuales con lubricación insuficiente, la presencia de cuerpos extraños en términos generales (desde juguetes sexuales hasta tampones), maniobras de masturbación, conllevan a la producción de infecciones inflamatorias como la vaginitis.

Síntomas de la vaginitis

La vaginitis presenta una sintomatología bastante característica de una infección vaginal, añadiendo la inflamación que presenta y la influencia que tiene en la alteración del flujo. Los mismos serán mencionados y descritos a continuación.

Picor, ardor y dolor

La vaginitis suele ser dolorosa en la misma área donde pica y arde: la vagina. La sensación de dolor suele ser mayor cuando se orina o se mantienen relaciones sexuales.

Importante: La irritación e inflamación presente en el área vaginal, es lo que convierte a la vaginitis en una de las infecciones más incómodas, aunque también es considerada de las más comunes y fáciles de tratar.

Flujo abundante

No solo existe un incremento en la cantidad de flujo que segrega, sino que además se modifican sus características dependiendo de la naturaleza de la infección, aunque en términos generales son los siguientes aspectos los que se ven afectados:

  • Color
  • Olor
  • Espesor
  • Textura

Sangrado leve

Usualmente se presenta después de tener relaciones sexuales, debido a la irritación presente y la fricción existente. Muchas veces es consecuencia también de otras enfermedades o infecciones de transmisión sexual que se complementan con la vaginitis, como el virus de papiloma humano (VPH) o herpes.

Nota: El sangrado es más propenso cuando la vaginitis es causada por el microorganismo neisseria gonorrhoeae, también conocido como gonococo.

Tipos de vaginitis

La vaginitis se clasifica dependiendo de la naturaleza de la infección, las cuales serán mencionadas y descritas a continuación para permitir su conocimiento e identificación.

Bacteriana

La vaginosis bacteriana, es la que se produce por un crecimiento excesivo de las bacterias que suelen encontrarse en la flora vaginal, motivado por un desequilibrio y que suele presentar un fuerte olor bastante característico y desagradable. (2)

Existen estudios que avalan el aumento de riesgo en las mujeres que utilizan dispositivo intrauterino, para contraer infecciones del tipo vaginitis bacteriana. (3)

Importante: El desequilibrio sucede por un incremento de la producción de bacterias malignas, lo que conlleva a la infección y aparición de la gardnerella vaginalis.

Tricomoniasis

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual, que suele ser producida por un protoozario en específico denominado Trichomonas vaginalis. Se transmite a través de relaciones sexuales sin protección y en los hombres es asintomático.

Este tipo de vaginitis está caracterizada por presentar dolor durante la micción y olores fuertes y desagradables en la zona genital. Es tratado con antibióticos de forma oral.

Candidiasis

La vaginitas ocasionada por Candida albicans, es muy común que tenga infección y colonización bacteriana en la zona rectal. Produce inflamación, exudación y producción de fisuras, aunque es importante mencionar que no afecta el pH de la vulva. (4)

Nota: Existen dos tipos de vaginitis candidiasis, complicada y no complicada. Ambas derivan en gravedad y en tratamientos.

Tratamiento para la vaginitis

La vaginitis es atacada con ciertos tratamientos, que permiten la reducción de los principales síntomas y la erradicación de la infección. Estos tratamientos serán mencionados a continuación.

Antibióticos

La utilización de antibióticos, es como mencionamos previamente, para la vaginitis candidiasis, ya que es producida por un protozoario y se complementa con la aplicación de cremas, óvulos vaginales y supositorios.

Nota: Los tratamientos, debido a la naturaleza de la infección, suelen ser un poco agresivos y se prolongan por un período máximo de 72 horas.

Cremas y óvulos vaginales

La aplicación de antibióticos tópicos, son para el contacto directo con el área afectada y la utilización de óvulos vaginales que se recomiendan antes de dormir por un período aproximado de siete días continuos.

Nota: Estos tratamientos suelen ser orientados a la vaginitis bacteriana y suele recetarse metronidazol al 0,75%.

Hormonas

En caso de que la vaginitis sea producida por una disminución en la producción hormonal, se recetan cremas con estrógeno para reducir la sintomatología presentada. La falla de la producción de esta hormona puede además conllevar a una atrofia vaginal, lo que significa resequedad e inflamación.

Nota: Este tipo de vaginitis se presenta con mayor frecuencia en la etapa de menopausia.

¿Cómo prevenir la vaginitis?

Es bastante importante destacar en este artículo, que existen ciertos recursos que se pueden aplicar para la disminución de riesgo de tener una infección como la vaginitis. Los mismos serán mencionados y descritos a continuación para que sean tomados en cuenta.

Mantener una adecuada higiene genital

Mantener prácticas de higiene deficiente, incrementa el riesgo de tener una infección en la vagina. Sobre todo, si no se cuida de mantenerse seca y con ropa adecuada, que no produzca roces incómodos.

Evitar las duchas vaginales y desodorantes íntimos

Las duchas vaginales y desodorantes alteran el ecosistema vaginal, la flora y el pH, por lo que aumenta las posibilidades de afectar los genitales al nivel de producir un ambiente apto para las infecciones.

Utilizar preservativos

Utilizar preservativos, reducirá en gran cantidad el riesgo de contraer infecciones de nuestras parejas o incluso enfermedades de transmisión sexual (ETS), que a largo plazo puedan afectar y desarrollar infecciones secundarias como la vaginitis.

Utilizar ropa interior de algodón

La ropa interior adecuada, cómoda y que se mantenga siempre seca e higienizada, es la clave para que nuestra flora vaginal esté en equilibrio.

Nota: Use ropa interior de algodón para permitir evidenciar los cambios en nuestro flujo vaginal, y así notar y tratar a tiempo cualquier infección o alteración que podamos tener.

Evitar bañeras, jacuzzis y piscinas

Sucede que las piscinas pueden ser un modo de contagio, además de conservar mucho tiempo el bañador húmedo.

Para destacar: Una piscina, bañera o jacuzzi mal higienizada o con exceso de cloro, tendrán los elementos correctos para incrementar el riesgo de una infección vaginal.

Evitar productos y artículos irritantes

La reacción alérgica a ciertos productos, que entonces causan irritación en la zona genital puede causar una reacción en cadena que conlleve a una alteración de la vagina y permitir la vulnerabilidad para contraer infecciones.

Conclusiones Claves

  • La vaginitis es una infección en la zona genital de la mujer caracterizada por ser inflamatoria y presentar olores desagradables.
  • Puede ser producida por una alteración hormonal en la reducción del estrógeno, lo que altera la flora bacteriana de la vagina y aumenta el riesgo de contraer infecciones de todo tipo.
  • Es una de las infecciones más comunes y más fáciles de tratar en el mundo. De hecho un 90% de las mujeres en todo el mundo, padecen vaginitis alguna vez en su vida.
  • Es necesario evitar utilizar ropa interior mojada o conservar mucho tiempo el traje de baño húmedo para disminuir los riesgos de una infección.
  • La alteración de la flora vaginal y el pH promoverá la producción de infecciones debido al desequilibrio del ecosistema de la vulva.