Psicología y Salud emocional

Verborrea: qué es, causas y tratamiento

Escrito por Jesús Emilio Torrealba

Si te has encontrado en alguna de las siguientes situaciones o descubres ciertas similitudes con alguna de ellas, puedes estar en presencia de personas con el síntoma de la verborrea.

Ocurre que en eventos sociales existen personas con necesidad de ser el centro de atención a través del habla, pero percibes que su discurso no lleva un hilo coherente de ideas y pensamientos, evitando ser interrumpidos del tema al cual creen tener dominio.

Puede ocurrir igualmente, que cuando lees algún artículo, su redacción contenga frases complejas, poco entendibles, palabras rebuscadas y no logras entender el mensaje o la coherencia de ideas para llegar a una conclusión.

Nota: En ambos casos, podemos estar en presencia de una alteración del lenguaje tanto oral como escrito. Esto se percibe en el incesante uso de palabras para tratar de establecer algún tipo de comunicación. Es decir, podemos estar en presencia de un problema llamado: La verborrea.

Generalmente nos damos cuenta de esto cuando las personas que escuchan empiezan a retirarse, a manifestar descontento, le mandan a callar o más sutilmente cuando amigablemente critican el continuo y vacío hablar.

A continuación, en el siguiente artículo te compartimos más en profundidad lo relacionado con este trastorno que puede resultar molesto e incómodo para quienes lo padecen.

¿Qué es verborrea?

De acuerdo con Alejandro Rodríguez Puerta, la verborrea “... es la característica por la cual algunas personas hablan o escriben utilizando más palabras de las que son necesarias para transmitir una información” (1).

Importante: La verborrea no solamente se manifiesta en el habla, sino también en la escritura.

Contrariamente a lo que se pueda considerar, la verborrea imposibilita la comunicación, porque en esta situación el hablante solo manifiesta su punto de vista, queriendo tener dominio total sobre el tema que se trata. Generalmente su público son personas débiles de personalidad, introvertidas o de poca comunicación.

En general, se trata de un síntoma que impide constituir una correcta comunicación con los demás y es un indicativo de que estamos padeciendo de algún problema a nivel psicológico o neurológico, el cual hay que abordar de forma inmediata.

Por lo tanto, la manifestación de este síntoma puede afectar la vida social de las personas, pero no implica peligrosidad ni para el que la exterioriza ni a la sociedad.

Nora: La verborrea también es conocida como Logorrea (2) o Verbosidad (3).

Causas de la verborrea

Desde el punto de vista orgánico las causas pueden presentarse por:

Lesiones cerebrales

Esta condición puede estar asociada a una lesión cerebral ubicada en el lóbulo frontal, como también en el tálamo y en el sistema reticular activador ascendente, dando origen a una afasia en la que se puede presentar la verborrea.

Para destacar: En un estudio realizado por Nataly Chirinos-Montes y colaboradores, se diagnosticó la verborrea como uno de los síntomas de trastorno psicológico en una paciente luego de sufrir un traumatismo craneoencefálico (4).

Desde el punto de vista de la psicología de la personalidad, las causas pueden presentarse por:

Trastornos psicológicos

Para la psicología existen diversidades de patologías que pueden dar origen a la Taquipsiquia, que es un trastorno cuantitativo de la aceleración enfermiza del pensamiento y puede manifestarse con verborrea (5).

En este caso, el hablante quiere expresar oralmente y a la misma velocidad lo que va creando sus pensamientos, por lo que muchas veces no entendemos el orden de las ideas expresadas. Es el típico caso cuando criticamos a una persona con la expresión “¿Se te desconectó la lengua del cerebro?”.

La manía es uno de los trastornos psicológicos en donde puede manifestarse la verborrea en la escritura.

Para destacar: En un artículo escrito por Rebeca García Nieto, sobre Virginia Woolf, narra la experiencia de esta escritora durante el padecimiento de su estado maníaco depresivo (6).

Dificultades para expresarse

Contraria al egocentrismo, es la timidez la cual provoca ansiedad, pudiendo enmascararse en la verborrea como mecanismo de defensa ante posibles situaciones no deseadas en reuniones sociales, planificando con antelación las acciones a tomar.

Inseguridad o falta de autoestima

Muchas de estas personas padecen de verborrea debido a la necesidad de compensar los estados de inseguridad y baja autoestima. No admiten el silencio en conversaciones, por lo que expresarse oralmente en exceso los ayuda a evitarlo.

Egocentrismo

El egocentrismo forma parte de los trastornos de personalidad y puede aparecer cuando el individuo se ubica por encima de los demás, y cree que sus monólogos y escritos tienen mucho que aportar.

Es la característica de personas que tienen poco conocimiento en el tema y al no tener nada para sustentar el monólogo, inundan el discurso con palabras de poco uso o inventadas, intentando por un lado ser el centro de atención y por el otro evadir la participación de otras personas.

Generalmente estos individuos no tienen coherencia en las ideas que transmiten.

Características de la verborrea

Este síntoma está constituido por una serie de características que permiten identificarlo, entre las que se mencionan:

Necesidad constante de hablar

Es la característica principal de este síntoma en donde las personas que lo manifiestan suelen tener una prosodia y acentuación correcta de las palabras, pero a medida que avanza su discurso, este se vuelve acelerado, impulsivo y con poca coherencia de las ideas.

Palabras rebuscadas y complejas son utilizadas como artillería en sus intervenciones.

El discurso es acelerado e ininterrumpible

Mencionado con anterioridad, el habla se va acelerando porque las ideas que son creadas en el acto de pensar ocurren con rapidez, sin permitirle al consciente discernir y ordenar su expresión a través del habla, convirtiéndose en un flujo incesante y precipitado de frases y palabras incomprensibles.

Se utiliza un lenguaje complicado de entender

Debido al interés por ser el centro de atención, el hablante que manifiesta verborrea utiliza palabras rebuscadas, neologismos, inventan construcciones gramaticales de frases sin tomar en cuenta las reglas para ello.

Nota: Es así como evita la participación de otras personas en el discurso y trata de dar a entender que poseen una cultura amplia, especialmente en la literatura.

Falta de sentido en el discurso

Derivado de lo anterior, el discurso sin sentido es la consecuencia y otra característica en la manifestación de este síntoma. Este se torna incoherente, sin soporte argumentativo, misterioso, carente de mensaje y rayando en la crítica y la burla para sus oyentes.

Se cambia el tema con rapidez

Al agotarse la razón del discurso, el hablante que manifiesta este síntoma intenta mantener la atención de su audiencia y constantemente cambia la temática, sin importar el interés de sus oyentes. Esta situación es propia de personas egocéntricas y en algunas ocasiones en narcisistas.

Puede no ser perjudicial

Este punto hay que abordarlo desde dos perspectivas para quien la padece.

Desde la perspectiva de la causa que origina este síntoma y desde la perspectiva en cuanto a las consecuencias que este origina.

Desde la primera, hay que considerar las causas por las cuales surge este síntoma. La verborrea en muchas ocasiones es la manifestación oral de la taquipsiquia, originada por trastornos psicológicos como trastorno bipolar, hiperactividad, la esquizofrenia, la ansiedad o la depresión.

Bajo esta consideración, el perjuicio para el individuo que lo manifiesta no viene a causa de la verborrea, sino de la patología que origina la misma, para lo cual debe hacerse seguimiento a través de médicos especialistas.

Desde la segunda perspectiva, las consecuencias que origina la verborrea, están ligadas a un daño psicológico para quien lo manifiesta, ya que deberá enfrentar el posible rechazo social por las características mismas del síntoma.

Sin embargo, los verborreicos como personas no representan un peligro a la sociedad mientras la patología que lo causa pueda ser controlada.

Altera la vida de quien la padece

Las personas verborreicas tienden a ser excluidas de la sociedad, por lo cual trastorna el ritmo normal y la cotidianidad de su vida en comunidad.

Nota: Recordemos que las patologías que pueden dar origen a la verborrea, no tienen una aparición definida en cuanto a la edad, sexo o etnia. Muchas de ellas surgen de traumas repentinos, y quizás el individuo ha llevado hasta la aparición de esa eventualidad una vida normal.

Enfrentar el rechazo progresivo de familiares y allegados puede ser una situación no fácil de afrontar.

Tratamiento para la verborrea

Hay que tener en consideración que no hay tratamiento directo para la verborrea sino para la patología que la origina, por lo cual los tratamientos expuestos están dirigidos a tratar el trastorno.

Terapia psicológica

Las sesiones de terapia psicológica están dirigidas a promover cambios de conducta o modificaciones de comportamiento, esencialmente en aquellos casos traumáticos, que cambian repentinamente el comportamiento.

Para destacar: Si la causa de la verborrea está asociada a un proceso traumático que dio origen a una patología como por ejemplo la depresión o la ansiedad, este tipo de tratamiento puede ser el indicado, pero será el médico especialista quien lo indique.

Uso de fármacos

El uso de fármacos se utiliza como complemento a las terapias psicológicas, especialmente en aquellos casos en que los trastornos de personalidad derivan en una afectación del humor, en la impulsividad, en la agresividad, cognición, depresión o ansiedad.

Sin embargo, existe el riesgo en el uso de este tipo de terapia es que algunos medicamentos pueden causar dependencia. Otros medicamentos causan reacciones adversas desencadenando en trastornos psicológicos (7). Por ejemplo, un estudio realizado por J.C. García Palomeque, plantea la reacción adversa en el uso del metilfenidato (8).

Igualmente, en el uso de medicamentos de uso cotidiano, como los antibióticos pueden generar trastornos psicológicos, manifestando entre sus síntomas, la verborrea. Así lo plantea el estudio realizado por MP. Sanz de Miguel y colaboradores (9).

Intervención quirúrgica

En aquellos casos en que la verborrea está asociada a un daño neurológico, debe ser diagnosticada previamente por médicos especialistas. Esta terapia está indicada como último recurso y debe estar asociada a una terapia integral, que incluya terapia psicológica y farmacológica.

En resumen, la verborrea no se considera una enfermedad, sino como un indicativo, un síntoma de que alguna patología la precede, por lo que al percibir a una persona con características verborreicas, la acción individual o colectiva no debe ser la exclusión social del individuo que la manifiesta.

Nota: Como se expuso con anterioridad, la verborrea es un síntoma de padecimiento de algún posible trastorno psicológico que puede haber ocurrido a causa de eventos imprevistos, como la pérdida de un ser querido, un evento traumático, un accidente, la separación marital entre otros.

Por lo tanto, la recomendación es tratar de ubicarnos en la situación del verborreico y sentir empatía, y desde esa perspectiva ver cómo podemos participar en su recuperación e inserción en la sociedad.

Conclusiones claves

  • La verborrea es una característica que tienen algunas personas, que al hablar o escribir, utilizan más palabras que las necesarias para transmitir una información. La verborrea, impide constituir una correcta comunicación con los demás y es un indicativo de padecer algún problema a nivel psicológico o neurológico.
  • Cabe destacar que la verborrea no se considera una enfermedad, sino, como un indicativo o síntoma de que alguna patología la precede, como ansiedad, depresión u otros.
  • Algunas causas de la verborrea pueden ser, lesiones cerebrales, trastornos psicológicos, dificultades para expresarse, inseguridad o falta de autoestima, e incluso egocentrismo.
  • Puedes identificar a una persona verborreica gracias a características como, una persona que tiene necesidad de hablar, su discurso es acelerado e ininterrumpible, utiliza un lenguaje difícil de entender, su discurso es sin sentido, cambia rápido de tema, etc.
  • Es importante destacar que un verborreico, no es una persona que representa un peligro para la sociedad siempre y cuando, la patología que causa esta condición pueda ser controlada.