Educación Sexual

¿Qué es la violencia sexual y cómo se puede enfrentar?

Escrito por Mauricio Colazingari

Un tema de desagrado para muchos, quizás por ser parte de la naturaleza más oscura del ser humano, pero todos podemos estar de acuerdo en que es un tema rechazado por la sociedad hoy en día y considerado, uno de los peores crímenes.

Afectando anualmente a un gran porcentaje de la población, en especial del género femenino y en todo tipo de zonas, la violencia sexual se ha visto perseguida por años como un crimen aberrante e imperdonable a los ojos de la sociedad.

En el presente artículo, se conocerá acerca de lo que es realmente la violencia sexual y cómo se puede enfrentar hoy en día, de diferente formas, conociendo los medios adecuados.

¿Qué es la violencia sexual?

La violencia sexual es aquel acto o deseo de consumar el sexo con otra persona, que a diferencia de las relaciones sexuales o hacer el amor, la violencia sexual se comete sin el consentimiento de alguien, visto de diferentes maneras, como comentarios ofensivos, acosos y violaciones.

En este sentido la violencia sexual es considerado un delito, de los más graves en todos los países, cuyas penas son estrictas y nada ligeras. Sin embargo, denunciar a los agresores sexuales no es una tarea fácil, por las amenazas que dejan en sus víctimas.

Por otra parte, la violencia sexual la sufren muy a menudo las mujeres por el simple hecho de ser del género femenino, como menciona la Doctora Judith Toro Merlo “La violencia contra las mujeres es uno de los mayores atentados cometidos contra los derechos humanos en nuestros tiempos”.

Características de la violencia sexual

La violencia sexual es amplia y existen diferentes formas de reconocerlo, es importante hacerlo porque a veces incluso puede estar más presente de lo que se cree. Es importante tener los ojos atentos en todos lados, por ello debes reconocer lo siguiente:

Ocurre por la fuerza y sin consentimiento

La violencia sexual no es justificada, debido a que ocurre a la fuerza, de las maneras más duras y como se dijo anteriormente, no se tiene el consentimiento de la víctima. Muchos hombres se aprovechan de la debilidad física de ciertas mujeres, al no poder defenderse.

Afecta a personas de cualquier edad y condición

La violencia sexual persigue a mujeres y hombres por igual, y sobre todo no se hacen excepciones en edades ni condiciones. Las personas inválidas, son más propensas a sufrir abusos sexuales de una manera más fácil, al igual que los jóvenes y niños. Los menores de edad son perseguidos por violadores y pedófilos.

Suele ser ejecutada por personas conocidas a la víctima

Además de que puede ocurrir por extraños y criminales, la violencia sexual puede verse causada por personas conocidas, quienes destruyen la confianza que se les dio. Arruinando así la vida de la víctima de una manera inimaginable. Es difícil saber en quien se confía por estos casos.

Es considerado un crimen violento muchas veces no denunciado

La violencia sexual no es respetada ni protegida a los ojos de la ley, ya que es una actividad criminal violenta e imperdonable.

Sin embargo, debido a las amenazas y miedo psicológico que se les causa a las víctimas, es más difícil que estas tengan el valor de denunciar ante las autoridades el delito sexual, a pesar de ello, las denuncias hoy en día son más grandes por lo poco que se pueden esconder los criminales.

Suele detonar efectos traumáticos e irreversibles en la víctima

La violencia sexual es un trauma que puede perseguir por mucho tiempo a la victima, se torna un tema sensible y personal, del cual la sensibilidad saca todo su límite. Los efectos pueden verse presentes a lo largo de los años, no solamente en los días a venir.

Las víctimas más frecuentes suelen ser niños y mujeres

El género femenino y los infantes son los mas afectados por la violencia sexual; las mujeres por el simple hecho de serlo, por considerárselas frágiles y muy fáciles de abusar por la fuerza. Los infantes pueden ser abusados por pedófilos y adultos manipuladores, aprovechándose de la inocencia de ciertos niños.

Tipos de violencia sexual

Existen muchos tipos violencia sexual, aparte de los ya conocidos en la sociedad, se repasará y se conocerán otros nuevos que han pasado ante nuestros ojos sin darnos cuenta:

Agresión sexual

La agresión sexual se refiere a todo ataque con fines sexuales, incluso tocar a alguien a través de la ropa sin su consentimiento es considerado una agresión.

Sin embargo es de manera forzada también, esto puede devenir en violaciones, sexo oral y sodomía. Todo esto ocurre sin el consentimiento de la persona, en este caso específicamente, de la víctima.

Abuso de menores

La pedofilia esta mal vista en todo el mundo y es rechazada por toda la sociedad, el abuso de menores es el acto de tener relaciones sexuales con personas menores de 18 años, como adolescentes, niños jóvenes y hasta bebés en el peor de los casos.

Los que cometen estos crímenes son conocidos como pedófilos o pederastas (que puede referirse también a los curas abusadores).

Abuso en la pareja

También puede ser considerado como agresión sexual dentro de una relación. El abuso en la pareja o violencia de género, es cuando en una relación se maltrata a una persona de manera física y emocionalmente.

Dicho abuso, ocurre por medios físicos como los golpes y actos sexuales, también por medios psicológicos como el menosprecio y las palabras hirientes. Puede ocurrir en las citas o en momentos íntimos de la pareja que lo padece.

Incesto

La definición clara del incesto, es tener relaciones formales y sexuales con un familiar de la misma sangre, aunque es un tabú, el incesto también es considerado como un delito sexual.

Ocurre mucho en los infantes, ya que el incesto supone un ejercicio de poder contra los niños que puede ocurrir de manera violenta, pero no forzada en el momento, sino que toma una dinámica lenta y tortuosa para quien la sufre. Como en los casos de los tíos abusivos, que han dado mucho de qué hablar por el mundo.

Acoso sexual

El acoso sexual también es conocido como hostigamiento, a diferencia de otros tipos de violencia sexual, este se puede ver en ámbitos de trabajo.

Consta de conductas sexuales no deseadas, haciendo sentir ofendida, incómoda o humillada a la víctima que sufre el acoso por parte de alguien más. Puede ocasionarse físicamente, verbalmente e incluso por medio de señas e insinuaciones faciales.

Explotación sexual

La explotación sexual, en los tiempos presentes, la sufre más el género femenino, se trata del uso de personas para brindar servicios sexuales en la calle, de forma privada, en clubes y otros sitios que hasta pueden ser fuera de la ley.

De aquí nace la prostitución y pornografía ilegal (véase la porno infantil) , que la pueden sufrir niños, adolescentes y hasta los hombres, sin embargo el golpe fuerte se lo han llevado las mujeres. Es considerado un delito y no es visto de manera comercial ni legal.

Contacto no deseado

Es un tipo de violencia sexual leve, aún así, bastante incómodo para el espacio personal de alguien. Donde las personas no desean ser ni tocadas, besadas o abrazadas por alguien más, de modo que estas actúan sin el consentimiento del otro. Lo anterior, crea tensión y momentos desagradables. Las niñas pueden sufrirlo durante su pubertad por parte de chicos atrevidos.

Masturbación pública

Se trata de un acto depravado, en el que una persona se masturba o estimula sus partes privadas en público y sin ningún respeto o consideración por quienes puedan estar presentes (niños, ancianos, etc).

Es considerado un delito en la mayoría de los países, siendo muy mal visto. También puede ocurrir hacia otras personas, las cuales lo pueden sufrir por personas cercanas como amigos o familiares pervertidos.

Exhibición genital

Este tipo de violencia sexual no es del todo física, pero puede perjudicar psicológicamente a la víctima que lo sufra. Se trata de mostrar las partes íntimas ante una o un grupo de personas.

Es un crimen fácil de cometer, ya que a pesar de que no se tiene tampoco el consentimiento de las víctimas, esta se ve obligada a ver a la otra persona exhibiéndose.

Por otra parte, también puede ocurrir que la víctima se vea forzada a desvestirse sola por sus abusadores. Esto afecta a las víctimas a largo plazo, ocasionando pesadillas y recuerdos amargos del evento.

¿Qué hacer ante una situación de la violencia sexual?

La violencia sexual puede ocurrirle a cualquier persona, aunque no se desee, es menester estar al tanto sobre qué medidas se deben tomar en una situación así, para que no le ocurra a tu persona o a alguien cercano.

Buscar una vía de escape y ponerse a salvo

Al momento de sufrir violencia sexual, se debe analizar rápidamente el entorno, para conseguir una vía de escape o un punto ciego para ello, para ponerse a salvo y lejos del captor o abusador. Es crucial para conseguir escapar del sitio en que la víctima se encuentra.

Solicitar ayuda

Uno debe buscar ayuda de personas que encuentre cerca, preferiblemente en un sitio público o de cuerpos de seguridad (como la policía local). Explicando la situación, mostrando evidencias y solicitando ayuda inmediata y necesaria.

Contactar a alguien de confianza

En caso que no desees buscar ayuda con cuerpos de seguridad o personas en sitios públicos, debes contactar inmediatamente a alguien de tu suma confianza, un familiar o un amigo íntimo. Solicitando su presencia y su ayuda, igualmente, explicando la situación y donde estás ubicado.

No ducharse inmediatamente

Puede sonar incómodo, puedes negarte al principio porque la violencia sexual es un acto sucio, sin embargo esto ayuda a las investigaciones y denuncias. Ya que se recolecta cualquier evidencia de ADN sobre el agresor a su víctima, como muestras de semen, saliva o huellas.

Además de no ducharse, es importante no cortarse las uñas ni lavarse ninguna parte del cuerpo o la cara.

Recibir atención médica

Después de afectuada la violencia sexual, se debe acudir inmediatamente a un medio predeterminado, para revisar y tratar las lesiones.

Así como también, hacer exámenes sobre posibles enfermedades como las ETS (Enfermedades por Transmisión Sexual) o embarazos no deseados. El médico además, proporcionará el tratamiento adecuado que debe requerir.

Denunciar al agresor ante las autoridades

Denunciar la violencia sexual solo depende de la persona que lo sufrió, debe tener el valor para llevar a la justicia al agresor. Ocurre que en países como Ecuador, hay aproximados de que el total de casos de abuso sexual, solo el 15% es denunciado, y solo el 5,3% es sancionado. Como lo expuso Ecuador dentro de una entrevista en la UNICEF llamada “Ahora que lo ves, di no más.

Las denuncias pueden ser presentadas por personas o instituciones, así como también cuerpos policiales, quienes llevan las denuncias a la fiscalía para su respectivo juicio.

Tratamiento después de un acto de violencia sexual

Existen innumerables tratamientos que las víctimas deben obtener por sufrir violencia sexual, ya sean terapias o medicamentos, para evitar futuros episodios de trauma severo. Aquí hemos recopilado las más importantes a conocer:

Apoyo y respeto a la víctima

La víctima que sufre el abuso sexual requiere desde un comienzo respeto y tolerancia, ya que se trata de un crimen severo y delicado. Apoyo tanto por parte de la familia como incluso un círculo social cercano.

Requiere compañía sin malas intenciones, distracciones y sobre todo conversaciones. Normalmente las víctimas reprimen muchos sus sentimientos, por lo cual es importante desahogarse con los amigos indicados.

Instituciones y páginas médicas como Versión Para Profesionales mencionan que “también pueden necesitar apoyo de un equipo de especialistas para manejar sus propias reacciones negativas”.

Exámenes y medicamentos para la prevención de ETS

La víctima por violencia sexual, requiere exámenes previos después de haber sufrido el cometido.

Dichos exámenes médicos, son para detectar cualquier tipo de enfermedad, como el VIH, la Hepatitis B o incluso Gonorrea entre otras enfermedades injustamente transmitidas.

Así como también tratamientos en caso de que sean detectadas enfermedades, recomendadas por un médico en específico, quien brinda transcripciones médicas sobre medicamentos antirretrovirales, antibióticos y anticonceptivos de emergencia, según sea el caso.

Acceso al anticonceptivo de emergencia

Como se dijo anteriormente, una víctima por violencia sexual tiene acceso, permitido por el médico, a un anticonceptivo de emergencia, muy recomendables después de ataques y abusos sexuales.

Las dos formas de recibir un anticonceptivo, es por medio de la conocida pastilla de emergencia o los DIUS. Todo depende de la receta que recomiende el médico que la examina.

Orientación y consejería para víctimas y familiares

La víctima por violencia sexual, puede sufrir episodios graves de ansiedad y traumas severos. Por ello requiere de orientación, tanto para la víctima como para las familias, buscando ayudar en un medio correcto.

Puede estar orientada por un médico psicólogo o incluso por planes y protocolos de consejería y atención a víctimas, por cualquier tipo de violencia sexual. Los protocolos son dirigidos por instituciones internacionales, como por ejemplo la UNICEF un organismo parte de las Naciones Unidas.

Terapia psicológica

Las terapias son actividades necesarias para superar las crisis por violencia sexual, con una gran opción, ya que son avaladas por muchas instituciones y existen diferentes terapias, según sea la comodidad de la víctima.

Muchas terapias utilizadas para el tratamiento psicológico de una víctima de violencia sexual, son las terapias individuales y grupales con enfoque psicodinámico y psicoanalítico. De esta forma, la víctima puede hablar ante personas de confianza y desahogar sentimientos o recuerdos reprimidos

¿Cómo evitar la violencia sexual?

A pesar de que se dijo que la violencia sexual puede ocurrirle a cualquier persona, sin importar la edad o el sexo, es importante recalcar que hay formas de evitar la violencia sexual, e incluso suprimir su propagación. Estas son las posibles maneras:

Denunciar a los agresores sexuales

Es el paso más importante para hacer frente a la violencia sexual, también porque la denuncia es un derecho que todo ciudadano puede ejercer en cualquier estado.

Denunciar a un agresor sexual, es también una forma de evitar que los agresores cometan otros delitos contra otras personas, ya que sabrá que su conducta es delictiva.

En este sentido, muchos países publican procesos o manuales para denunciar de manera correcta, como el caso de Venezuela con un Manual de Denuncias Online. En España con la aprobación de un anteproyecto de una Ley Contra la Violencia Sexual, dando con resultado, mas de 1.000 denuncias a agresiones y abusos.

Por último, otros países como México donde el gobierno federal e instituciones como Vivir Mejor, crearon un protocolo para las investigaciones y combatir la violencia sexual dentro de esa nación, con parámetros a seguir y estudiar.

Obtener información sobre entes y organismos que presten apoyo

Dependiendo de cada estado, muchas instituciones u organismos tienen jurisdicción internacional para prestar apoyo ante la violencia sexual y sus diferentes ramas. Ya sea con procedimientos, terapias, manuales de ayuda entre otras herramientas.

Instituciones y rama de las Naciones Unidas también son necesarias, como ACNUR que lucha contra la explotación y el abuso sexual o incluso la ONU Mujeres, que además publican cifras, hechos y brinda apoyo en casos de abuso o acoso sexual.

Educar a niños y adolescentes sobre conductas sexuales inapropiadas

Es importante mantener educados e informados a los jóvenes sobre la sexualidad y las conductas correctas, al igual de las que pueden resultar perjudiciales. Aplicable en colegios, universidades y en los mismos hogares.

Es un deber de la sociedad educar a las nuevas generaciones, de esta manera los niños o adolescentes estarán totalmente informados del tema, como también, sabrán afrontarlo si dichas situaciones se presentan.

Prestar ayuda a víctimas o posibles víctimas

Si llegas a conocer o toparte con alguien que haya sufrido violencia sexual, brindale tu apoyo sea como sea. Puedes ayudarla también emocionalmente, de la manera en que se sienta cómoda.

Motivar a la víctima a denunciar los abusos sufridos, también es parte de la ayuda que se le brinda. No lo pienses tanto, esa persona sufrió más que tú y requiere atención.

Si sale solo o sola confíe en sus instintos

Si llegas a caminar solo o sola por una calle o algún sitio, debes confiar en tu percepción, debes saber diferenciar las situaciones normales de la vida, así como también de aquellas situaciones que parecen extrañas y no traen un buen aura.

Debes estar preparado o preparada para cualquier situación y así te protegerás de ser víctima de algún abusador. Al estar solo, debes confiar en ti.

Evite rodearse de personas en quienes no confía

Puedes rodearte de muchos amigos y conocidos, pero por ello también debes analizar y conocer plenamente las intenciones de cada quien. Cuando haya alguien que de verdad te disgusta y no te genera confianza, toma tu distancia.

Un agresor sexual puede estar donde menos lo esperas, es mejor desconfiar de alguien que caer víctima en sus propias manos, no solo tú, alguien cercano a ti.

Cuando salga preste atención a su entorno

Uno debe analizar el entorno que lo rodea, así sea grande o pequeño. Debes estar atento a los grupos de personas que se encuentran, ya que algunos pueden ser extraños y peligrosos, solo que no se sabrá en el momento.

Debes analizar las entradas y salidas. Así como también dónde estarás más seguro y dónde te sientas más a gusto, sin rodearte de grupos extraños.

Evitar sitios abandonados

Nunca te acerques a lugares o sitios abandonados, aquí suelen estar reunidos una gran porción de criminales y personas sumamente peligrosas sin moral, como los violadores.

En caso de que te encuentres cerca de uno, aléjate del lugar inmediatamente, así como también trata de no encontrarte solo, sino con un grupo más o menos grande de personas.

Mantenga cargado y consigo el teléfono celular

Siempre al estar fuera de casa uno debe tener el teléfono con batería, siempre a la mano y con posibilidad de llamar.

De esta manera, podrás comunicarte con familiares y líneas de emergencia como el 911 o el número que sea de tu país de origen, en caso de que las situaciones se vuelvan turbias.

En fiestas o reuniones cuide lo que consume y procure ir acompañado

Una víctima intoxicada o drogada es presa fácil para un abusador sexual, por ello debe procurar en una fiesta, discoteca o reunión, siempre servir los tragos y comidas por uno mismo.

Lo anterior se debe, a que otras personas pueden tener intenciones maliciosas para sembrar alguna sustancia dentro de nuestras bebidas. Por ello, es necesario la responsabilidad y ser una persona dependiente de sí misma para esto.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud