Artículo Revisado・Estética

12 recomendaciones para evitar el acné en 2021

Escrito por Zaritza GirónRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

El acné, es una de las afecciones cutáneas más comunes dentro de la población en general, siendo de las principales enfermedades que generan bullying en quien la padece, por el aspecto que toma la piel al verse afectada por el acné.

De igual forma, el acné es también, de las causas más frecuentes de depresión y baja autoestima, sobre todo en los adolescentes, siendo estos los más propensos a padecer de dicha afección a nivel de la piel.

Por tales motivos, a continuación, conocerás de qué trata el acné, sus causas más comunes y las 12 recomendaciones más efectivas para evitarlo en este 2021.

¿Qué es el acné?

El acné vulgaris, es una enfermedad cutánea que se presenta mayormente en la cara, aunque también puede aparecer a nivel del cuello, hombros y espalda.

Nota: La proliferación de dicho padecimiento se debe principalmente gracias a la bacteria Propionibacterium acne, la cual altera el ciclo normal de la regeneración de la piel.

En tal sentido, dicha condición de salud se desarrolla, por la excesiva producción de grasa o sebo provenientes de las glándulas sebáceas, esto causa que los folículos pilosos y los poros se obstruyan, generando así inflamación e infecciones que tienen como resultados las pústulas y comedones característicos del acné.

Causas del acné

La aparición del acné posee múltiples causas, la Revista Mexicana de Dermatología publicó un artículo, donde asegura que una de las principales razones de la proliferación del acné se debe a la mala alimentación, sobre todo por el consumo desmedido de azúcares y lácteos. (1)

Sin embargo, existen otras causas comunes que a continuación te mencionamos.

Cambios hormonales

Los repentinos cambios a nivel hormonal pueden afectar la equilibrada producción de sebo en la piel, esto a su vez, tiene como causa la obstrucción de los poros, acarreando así pequeñas infecciones que se van agravando a medida que transcurre el tiempo sino son tratadas médicamente.

Nota: Las personas en edades comprendidas entre 11 y 30 años, son las más más propensas a padecer de acné y piel grasa, sobre todo en la cara, por los distintos tipos de hormonas que comienzan a actuar y los cambios por los que atraviesa el organismo en dichas etapas del desarrollo.

Folículos pilosos obstruidos

Los folículos pilosos, son las pequeñas aberturas que se encuentran en la piel por donde crece el vello, estos se obstruyen cuando hay mala higiene y el sebo se acumula a tal punto de ocasionar inflamación, infecciones y en ciertos casos, dolor en la zona donde se encuentre.

Producción excesiva de grasa

La hipersecreción de las glándulas sebáceas, acarrea la producción anormal de sebo y grasa en la piel, lo que genera la obstrucción de los poros, folículos pilosos y por ende el acné.

Sus causas, generalmente, están asociadas a los cambios hormonales, mala alimentación e incorrecta o deficiente higiene a nivel corporal.

Bacterias

Un estudio publicado por la revista Science Immunology, revela que el acné prolifera gracias al cúmulo de sebo en la piel, es decir, la grasa producida por las glándulas sebáceas. (2)

Por lo tanto, cuando dicha sustancia es generada en exceso o no se limpia la piel adecuadamente comienzan a alojarse las bacterias de la especie Propionibacterium acne, generando así inflamación, enrojecimiento y posteriormente la aparición del acné.

Importante: Los adolescentes y las personas con tipo de piel extra grasa o mixta, son los más propensos a padecer de acné por la desmesurada producción de sebo en distintas zonas del rostro, provocando así, que las bacterias aumenten la producción de ácidos grasos dañinos para la piel.

Factores genéticos

La revista Nature Communications, publicó un artículo donde señala que la genética influye en el desarrollo del acné severo (3), también, existe la posibilidad que este sea transmitido de una generación a otra, por los diferentes rasgos y el tipo de piel que posea una determinada familia.

Nota: Los investigadores descubrieron que existen casos donde las personas tienen folículos pilosos formados de distinta manera, por lo que están más propensos a albergar, con mayor facilidad, las bacterias que forman el acné.

¿Cómo evitar el acné?

Si bien es cierto, el acné es una afección común a nivel de la piel que puede padecer cualquier persona en diversas etapas de su vida.

Nota: El uso de mascarillas, cremas, someterse a tratamientos médicos y cambios de rutina, pueden favorecer los cambios bruscos de la salud de la piel y evitar el desarrollo del acné.

1. Mantener limpio el rostro con un jabón adecuado

Actualmente, existen diversos tipos de jabones a base de, comúnmente, avena, aloe vera, arcilla y hasta ácido salicílico, que te ayudarán a mantener limpio tu rostro y libre del exceso de grasa.

Tip: En el mercado de la cosmetología actual, puedes obtener jabones elaborados con ingredientes netamente naturales y otros con algunos componentes químicos, para que puedas escoger el de tu preferencia y que se adapte a tus necesidades.

2. Evitar manipular los granos existentes

La mala manipulación de los comedones, granos o pústulas que aparecen por el efecto del acné, acarrea que estos se obstruyan aún más, se inflamen y en ciertos casos, que la infección que origina el acné se disipe por la piel sana.

Importante: Debes evitar tocar y extirpar dichas lesiones sin ayuda de un profesional especializado en enfermedades cutáneas.

3. Consumir agua constantemente

Para evitar el acné, es imperativo que aumentes tu consumo de agua, esto se debe, a que este vital líquido ayuda a limpiar y expulsar mediante la orina una gran cantidad de toxinas que pueden estar afectando a tu piel, por lo que, mantenerse adecuadamente hidratado, hará que las células cutáneas se mantengan saludables.

Tip: La piel está constituida por un 72% de agua, por dicha razón, te recomendamos consumir de 2 a 3 litros de este líquido diariamente.

4. Evitar exfoliarse en exceso

Exfoliar la piel, es un tratamiento fácil común que consiste en descamar la epidermis, es decir, la capa externa o superficial de la piel, para eliminar el exceso de grasa y las impurezas que se alojan en dicho órgano.

Importante: Cuando se trata de acné severo, cualquier cosa que se utilice para limpiar la piel, sean mascarillas, exfoliantes naturales o fabricados, deben ser aprobados por un profesional, puesto que el excesivo uso de productos exfoliantes, además de provocar irritación a la piel, suelen aumentar la producción de grasa.

5. Utilizar cremas faciales hidratantes

Además del consumo abundante de agua, es necesario que apliques cremas y mascarillas hidratantes como parte del tratamiento para evitar el acné, así ayudarás a tu piel a regenerarse adecuadamente.

El aloe vera tiene muchos beneficios para la piel, de igual manera los aceites naturales, y por ello son los ingredientes mayormente utilizados para la elaboración de dichos productos, donde resaltan las mascarillas y cremas por su fácil aplicación, distintas propiedades y beneficios.

6. Utilizar protector solar

La prolongada exposición a los rayos ultravioletas del sol, causan resequedad, envejecimiento prematuro y quemaduras que pueden afectar directamente a las zonas afectadas por el acné, además, tomar sol sin protección aumenta la actividad de las glándulas sebáceas, lo que incrementa la aparición de grasa en la piel.

Importante: El factor de protección solar debe ser igual o mayor a 50 para que estés debidamente protegido de los rayos UV.

7. Utilizar productos faciales que no obstruyan los poros

El Colegio Ibero-Latinoamericano de Dermatología (4), recomienda el uso de cosméticos que sean libres de grasa, no irritantes y no comedogénicos, es decir, que no obstruyan los poros ni aceleren la producción de comedones.

Es importante, que tengas siempre presente que los más recomendados son las mascarillas o productos que estén verificados por los organismos de salud.

Tip: Es recomendable que consultes al dermatólogo para que éste determine y te informe cuál es tu tipo de piel, así sabrás qué producto sea jabón, crema, exfoliante o mascarilla, es el idóneo para prevenir o combatir el acné.

8. Evitar tocarse el rostro constantemente

El constante contacto de las manos con el rostro, aumenta las posibilidades de padecer de acné sobre todo cuando no se tiene buena higiene, esto se debe a que, al tocar tu rostro, estás esparciendo los microorganismos, bacterias y suciedad que puedas tener en tus manos y que pueden afectar negativamente a la salud de tu cara.

Tip: Te recomendamos, que utilices antibacteriales y laves tus manos continuamente, además, del empleo de toallitas limpiadoras para que evites la contaminación de tu rostro de bacterias externas.

9. Realizar ejercicio de manera regular

Ejercitarse o realizar algún deporte, además de mejorar tus condiciones físicas, ayudan al organismo a quemar grasa, eliminar toxinas presentes en la piel a través de la sudoración y regular la presión y flujo sanguíneo.

Todo ello, con la finalidad de mejorar la circulación de glóbulos rojos a través de los distintos sistemas del organismo y así beneficiar directamente a la sanación de tu piel, en caso de ya padecer de acné o de evitarlo.

10. Mantener limpios artículos que utilice en el rostro

Regularmente, las bacterias suelen alojarse en los instrumentos que se utilizan para aplicar maquillaje sobre la piel, además, de los paños o telas no desechables empleados para limpiar la excesiva sudoración del rostro.

Importante: Es imperativo que limpies y desinfectes dichos artículos constantemente para que evites así la proliferación de los gérmenes a través de tu rostro y laves tus manos al momento de aplicar cualquier mascarilla, tónico o producto para el cuidado de la piel.

11. Evitar el estrés

El estrés y los distintos tipos de ansiedad, son causas frecuentes del acné por el constante estado de tensión que afronta el cuerpo, la mala alimentación por falta de tiempo y los cambios hormonales, afectan directamente sobre la producción de sebo generando así el acné.

Para ello, es necesario que evites las situaciones que te generen estrés. Planifica los horarios de trabajo, organiza tu tiempo y dediques espacios para tu disfrute personal y recreativo.

12. Descansar y dormir adecuadamente

El cuerpo humano, necesita descansar para poder suplantar las energías utilizadas durante el día. El insomnio o las pocas horas de sueño, mantienen a tu cuerpo en un constante estado de estrés, además de alterar el curso normal del organismo.

Por tales motivos, en caso de que te cueste conciliar el sueño, puedes tomar infusiones naturales para dormir y relajarte, que te ayudarán a descansar para que tu organismo pueda retomar sus funciones y así prevenir futuras enfermedades en la piel.

Conclusiones Claves

  • El acné posee múltiples causas, estas pueden ser por cambios hormonales, condiciones genéticas o hereditarias y la producción excesiva de grasa en la piel.
  • Las enfermedades cutáneas, suelen aparecer durante la pubertad, debido a los cambios físicos, hormonales y de personalidad por los que atraviesa el individuo a dicha edad.
  • Es importante mantener el cuerpo hidratado y el rostro limpio, para evitar que las bacterias y demás microorganismos se reproduzcan y dañen las zonas sanas de la piel.
  • Realizar actividades físicas, alimentarse saludablemente, evitar el estrés, utilizar protector solar constantemente, así como también mascarillas y productos cosméticos para el rostro, ayudarán a evitar y disminuir la aparición de acné.